Conectarse

Recuperar mi contraseña






MP · Perfil

MP · Perfil




Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:27 am por Invitado

» LEVÁNTATE Y ANDA!
Vie Ene 10, 2014 11:13 pm por Heimdall

» Paranormal Agent Afiliación Élite
Jue Jul 04, 2013 4:36 am por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Elite]
Vie Feb 22, 2013 4:10 am por Invitado

» Afiliación élite: Cuervos en alta mar
Miér Feb 13, 2013 11:28 pm por Invitado

» Gotham Darkest Hour (Re-Apertura)
Sáb Feb 02, 2013 1:10 pm por Invitado

» Wake Up! El despertar. {Afiliación Élite}
Vie Ene 25, 2013 9:58 am por Invitado

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de Botón (ÉLITE)
Jue Ene 24, 2013 2:13 am por Invitado

» Once Upon a Time RPG (Elite) Apertura.
Lun Dic 17, 2012 7:20 am por Heimdall







Damos las gracias a Google, Wikipedia, deviant art y Marvel por proporcionarnos información, tanto grafica como textual. Este foro esta realizado con un Skin hecho por Skaôi de SourceCode por lo tanto la codificación solamente pertenece a Skaôi.

Yggdrasil es un foro de rol RPG, caracterizado en la mitología nórdica. El foro esta realizado por Heimdall{principal administrador y fundador} y Dhaeris {diseñadora gráfica y adminsitradora}. Cualquier copia de lo que el foro contiene será denunciado a foroactivo sin previo aviso. Muchos en su foro ponen ‘’ no copies y se original’’ cosa que ni ellos siguen, así que nosotros pedimos que no copies nada de este foro si no quieres una denuncia




Ghost in the Forest {Libre}

Ir abajo

Ghost in the Forest {Libre}

Mensaje por Everild el Miér Mayo 02, 2012 3:47 pm

La blancura de la nieve lo cubría todo con aquel hermoso manto que se extendía sobre planicie y montaña, no había lugar en el paisaje que no fuese engullido por el blancor del eterno invierto que azotaba los nueve reinos desde el inicio del sueño del padre de los dioses. La luz reflejada en el hielo hería los ojos de aquella figura que envuelta en gruesas pieles y una capucha que le cubría el rostro, cabalgaba a todo galope a través de aquel campo que alguna vez había sido verde, cubierto de hermosas flores de colores, que alguna vez había albergado vida.

Los cascos del caballo resonaban constantes y a ritmo acelerado, desde donde estaba aquellos ojos azul cobalto podían divisar la muralla de aquella ciudad, Asgard la recibía con un brillo triste, con un silencio sepulcral, no parecía ser el mismo lugar, extrañaba el resplandor que se había ido junto con el sueño en el que ahora estaba sumergido Odin.

Los árboles secos se habían convertido en borrones oscuros que de a poco iba dejando atrás. Aquel hermoso corcel negro iba a una velocidad increíble y en poco tiempo cruzó la planicie y se adentró en el espesor del bosque. El caballo, guiado por la mano de la figura femenina que lo montaba, esquivaba hábil y ágilmente los obstáculos en el camino. Piedras, arbustos y raíces gruesas salidas de la tierra y alguno que otro tronco caído. No cabía duda que la jinete era experta en terrenos escarpados y que a demás se conocía aquel sitio como si fuesen las líneas de su mano.

Una leve sonrisa se dibujó en aquellos labios pálidos que no resaltaban demasiado ante la piel nívea debajo de aquella capucha de gruesas pieles, podía sentir en el viento la proximidad de su hogar. Algunos copos de nieve caían armoniosamente a la tierra en una danza grácil, como si fuesen pequeñas hadas bailarinas girando en movimientos desiguales hasta fusionarse con la ya gruesa capa de nieve que cubría el suelo. El viento de vez en cuando soplaba recio, descoordinando el ritmo de la caída de los cristales de nieve y acariciando con su aliento helado las mejillas de la guerrera.

La sonrisa no duró demasiado, pues de la nada, un jinete en ropas negras le cerró el paso, montado en un enorme corcel color blanco, casi podía confundirse con la nieve, era una visión fantasmal. Everild haló las riendas, deteniendo de golpe el galope de su corcel, el cual relinchó y reparó un poco hasta que se detuvo. El cuerpo de la diosa se tensó, miró al jinete fijamente y se retiró la capucha lanzando una mirada helada, casi tanto como la nieve misma que caía.

-¿Quién osa detener mi marcha?- exigió saber sin soltar las riendas de su caballo negro como la noche, lista para empuñar la espada si era necesario. Eran tiempos difíciles, no se podía confiar en cualquiera, mucho menos en un jinete que salía de la nada.
avatar
Everild
Guerrero

Guerrero

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 28/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.