Conectarse

Recuperar mi contraseña






MP · Perfil

MP · Perfil




Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:27 am por Invitado

» LEVÁNTATE Y ANDA!
Vie Ene 10, 2014 11:13 pm por Heimdall

» Paranormal Agent Afiliación Élite
Jue Jul 04, 2013 4:36 am por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Elite]
Vie Feb 22, 2013 4:10 am por Invitado

» Afiliación élite: Cuervos en alta mar
Miér Feb 13, 2013 11:28 pm por Invitado

» Gotham Darkest Hour (Re-Apertura)
Sáb Feb 02, 2013 1:10 pm por Invitado

» Wake Up! El despertar. {Afiliación Élite}
Vie Ene 25, 2013 9:58 am por Invitado

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de Botón (ÉLITE)
Jue Ene 24, 2013 2:13 am por Invitado

» Once Upon a Time RPG (Elite) Apertura.
Lun Dic 17, 2012 7:20 am por Heimdall







Damos las gracias a Google, Wikipedia, deviant art y Marvel por proporcionarnos información, tanto grafica como textual. Este foro esta realizado con un Skin hecho por Skaôi de SourceCode por lo tanto la codificación solamente pertenece a Skaôi.

Yggdrasil es un foro de rol RPG, caracterizado en la mitología nórdica. El foro esta realizado por Heimdall{principal administrador y fundador} y Dhaeris {diseñadora gráfica y adminsitradora}. Cualquier copia de lo que el foro contiene será denunciado a foroactivo sin previo aviso. Muchos en su foro ponen ‘’ no copies y se original’’ cosa que ni ellos siguen, así que nosotros pedimos que no copies nada de este foro si no quieres una denuncia




The slumbering wolf does not get the ham. (Ivaldi)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The slumbering wolf does not get the ham. (Ivaldi)

Mensaje por Everild el Jue Mayo 03, 2012 9:49 am



Everild había tomado una decisión, iría en busca de su padre, sabía de la promesa hecha a su madre y del pacto que tenía ella con su esposo para que el secreto fuese enterrado. Pero ¿Cómo pedirle a un hijo que niegue sus orígenes? ¿Cómo evitar que Everild sintiera la necesidad de conocerle y hablar con el cuando lo admiraba tanto? Tal vez tuviese que pedirle perdón a su madre, pero ella necesitaba hablar con Folkvardr. Así que comenzó por ubicarlo. Había escuchado que por el tiempo, el Dios no residía en Asrgard, eran muchas las historias que se contaban. Algunos decían que se encontraba en Muspelheim en busca de enfrentar a Sutur, otros mas contaban que había viajado a Midgard, para ayudar en las batallas que se peleaban en la tierra de los humanos. Unas historias decían que se encontraba en Alfheim, enamorando bellas elfas de luz. Y otras tantas versiones que hacían dudar a Everild de su real paradero. Era increíble el hilo de chismes (por que no había otra forma de decirlo) que se contaban sobre los dioses. Rumores por todos lados. Así que decidió ir al lugar donde los rumores eran mas certeros. Aquel sitio entre mundos, donde la información fluía como un río hacia su desembocadura.

Llegó entonces a la posada, no parecía nada que no hubiese visto antes. Dentro los seres ahí reunidos eran de lo mas común, salvo por las “pequeñas” diferencias entre las razas. Se le antojaba un sitio no del todo seguro, así que se aproximó con precaución a una de las mesas en la esquina oeste del lugar, despojándose de el manto de pieles que llevaba encima. Pidió hidromiel y mientras se le atendía la petición, se quedó observando a la gente, decidiendo a cual de ellos iba a preguntar primero. Tenía que ser precavida con quien tomaba para pedir información, había mucho embustero también y no le apetecía seguir una pista falsa.

El tarro de hidromiel llegó a la mesa, el delicioso aroma llegó hasta su nariz, no dudó en tomar el tarro y acercarlo a sus labios para dar un largo trago al elixir aquel. Para cuando bajó el tarro notó la presencia de un Enano, le recordaba un poco a Gilgur, su desafortunado y difunto esposo. Un escalofrío recorrió su columna, no sabía si era por que la mirada aguerrida era característica de la raza, o si aquel enano era simplemente demasiado parecido a este.

Torció los labios no muy cómoda con aquello y desvió la mirada hacia una de las ventanas del lugar, por ella podía verse el cielo estrellado y el brillo que desprendía el Bifrost.

avatar
Everild
Guerrero

Guerrero

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 28/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The slumbering wolf does not get the ham. (Ivaldi)

Mensaje por Ivaldi el Jue Mayo 03, 2012 8:37 pm

-Entonces dime, Mustarshard ¿Dices que has visto a Mirra rondando Muspulheim? *el enano no tenía miedo a nada ni a nadie y llevaba su rostro descubierto, pero su corona firmemente ceñida sobre la frente, llevaba una camisola violeta y encima de esta una cota de malla de titanio* ¿A quién más has visto? Dime que has visto demonio -.

Tanto Ivaldi como su invitado hablaban en una voz muy baja, demasiado, casi susurros, estaban prácticamente con la frente pegada ambos, susurrándose cosas y a veces intercambiando idiomas y miradas. El demonio sentía el frio del acero mágico y la roca encantada contra su frente impía de color morado cruzado por tatuajes del pecado que portaba sobre su rostro cubierto por una capucha negra como la noche misma; Ivaldi solamente sentía el estertor a muerte del aliento que salía de la boca de este ser y el calor que le embarcaba el pecho además de la sensación de sentir necesidad de destruir que estaba naciendo en su pecho.
-Rey Enano *Mustarshard se separo luego de contarle todo lo que sabía sobre aquellos que según había oído el rey, le habían abandonado; la voz de este cortaba la piel del alma como el hacha mas filosa y el posar de sus ojos era más pesado que cualquier golpe de una maza enana* mi vida corre en riesgo, pero estoy a vuestro servicio, he sido desterrado al mundo humano y estoy condenado…Surtur no puede tener más adeptos y ni siquiera adeptos de tu raza, rey enano-.

El demonio de pronto dejo de hablar y miro hacia una dirección en concreto donde se encontraba una muchacha, entonces gruño y miro al rey, quien aparentemente había venido solo. Se sentía nervioso y en contrario se sentía de repente muy seguro, como si de repente del centro de su cuerpo, donde debía de encontrarse su corazón saliese ese latido que había medito Surtur.
Su aliento se volvió un gas podrido que se elevaba como vaho y cuando se dirigió al enano fue con una mirada furiosa y al mismo tiempo respetuoso, una mirada que se debatía entre la desconfianza la inseguridad y el ansia de proteger y de ayudar a aquel quizás de repente se encontrase en peligro. Por otra parte, el rey enano solo se acomodo su corona sobre la cabeza y encendió su pipa.

-Mi rey *susurro tan bajo como pudo y miro de soslayo a Ivaldi que fumaba ahora apaciblemente, mientras canturreaba una vieja canción de batalla, el rey apenas y se inmuto por las palabras que Mustashard le dedicaba y estaba más ocupado en los propios pensamientos suyos* una Aesir le mira…¿sería muy atrevido por preguntar quién era Gilgur? Mi curiosidad…ya sabe, esa Aesir le está mirando y ha mencionado varias veces en su mente al tal Gilgur… ¿Quién era?-.
El enano desvió la mirada y poso sus ojos negros y fuertes sobre los de la Aesir, debía de confiar en el demonio que tenía como compañero en aquel momento, además tenía ese aroma de Aesir que solo ello poseían. Entrecerró los ojos lanzo una gran voluta de humo, cubriéndose por completo el rostro y hablando en susurros con su acompañante encapuchado, con aquel demonio que estaba intentando exorcizar sus fantasmas de Sulfur.

-Gilgur fue un antiguo enano, disculpa que te no te diga pero ya no recuerdo a que se dedicaba, lo que si se es que era valiente y aventurero y un día no lo vimos mas en Dvergar…noticias locas y absurdas de que se había casado con alguien de piernas largas corrían pero…ya sabes, el rey no puede prestarle atención a todo, Mustashard, tengo que preguntarte algo y es solo porque te considero alguien digno de recibir tal derecho…-.
El rey enano levanto un brazo y una camarera se acerco rápida y gentil, casi con ansias de pelearse con las otras camareras y no era para menos, el rey enano dejaba muy buenas propinas y cuando la muchacha se le acerco, puso cara de disgusto y anoto el pedido de mala gana. Mustashard miraba expectante a su acompañante y levanto la cabeza luego para olisquear el aire cando de la cocina salió un plato con algunas costillas de jabalí especiado y cerveza enana importada y añejada, el demonio entonces le dijo lo que la camarera pensaba y el pequeño barbudo rio estruendosamente.

-Lo que te iba a proponer, querido Mustashard, es *Ivaldi encendió la pipa nuevamente y lanzo unas cuantas bolas grandes de humo que hicieron que el demonio se maraville durante un momento y dicha expectación por algo tan común le sacaran una carcajada* es que vivas en Dvergar, podemos cavar tan profundo que llegarías a sentir ese calor que tanto añoras querido mío-.
El demonio clavo sus ojos nuevamente en los del rey y este reprimió un escalofrió, debido a que aun no se acostumbraba a que lo mirase de esa manera, por lo tanto volteo a ver a aquella mujer que le había estado mirando antes y le sonrió, saludándole con galantería y diciéndole con una sonrisa claramente “de nada” por la invitación, y de esa manera Ivaldi se quedo durante un buen rato mirando a la Aesir, esperando… ¿Pero qué?

Ivaldi
Guerrero

Guerrero

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 22/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.